lunes, 12 de septiembre de 2011

La historia de la trenza

La historia de la trenza

CURIOSAMENTE una de las primeras imágenes de una trenza de la que tenemos registro no está en la cabeza de una señora sino... en la de un barbado caballero asirio, elegantemente vestido a la usanza de entonces (digamos que la moda del año 3.500 A.C). No luce una trenza, ni dos, sino cientos de mínimas trencitas que le cubren las orejas y parte de la frente.

Pero eso no es todo: la coqueta barba con la que seguramente causó sensación en las calles de Nínive luce un tratamiento similar. En aquellos tiempos, el cuidado puesto en la coiffeur reflejaba la jerarquía social de su poseedor y ya desde entonces, las mil y una forma de la trenza se subieron a las cabezas para no bajarse de ellas nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compártelo en: