miércoles, 30 de diciembre de 2009

Las anecdotas

Las anecdotas

Aquéllas que no podían pagar un peluquero diariamente, pasaban varias semanas con el tocado, por lo que dormían sentadas y libraban batallas campales contra toda clase de insectos y ocasionalmente lauchas, que se acercaban atraídas por la lana y la grasa de cerdo. Dormían con (rampas en la almohada, un gato en el regazo, cofias de alambre y así y todo, hay cartas que atestiguan que más de un ratón hizo nido en una de estas torres peludas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.